A 190 años de aquel hito histórico en la historia de nuestro país, la Sexagésima Segunda Legislatura del Congreso Constitucional del Estado de Guanajuato, en coordinación con la Asociación Civil del Colegio de Historiadores, no quiere dejar pasar por alto tan relevante acontecimiento y desea rendir un merecido homenaje al esfuerzo de quienes encabezaron esa loable empresa, singular hasta ese entonces, a través de esta edición conmemorativa, con el propósito de que las futuras generaciones, justiprecien la trascendencia de una obra efectuada hace ya casi dos siglos, para generar el análisis, reflexión y por qué no, la autocrítica que nos permita entender la labor parlamentaria como una vía vigente en el quehacer de la administración pública.








La génesis de un estado es tema que ha ocupado a estudiosos de diversas áreas del conocimiento. En el caso concreto de Guanajuato como entidad federativa, tiene como punto de partida al igual que las del resto del país, la consumación de la independencia y el primer esfuerzo institucional de parlamentarismo, mismo que en los estados tomó el nombre de Diputación Provincial.

El año de 1824, significa un parteaguas en la administración pública nacional, debido a que después del paréntesis o efímero imperio de Agustín de Iturbide y que se retornara al diluido congreso, en la entonces Junta Nacional Constituyente, este cuerpo legal inició los trabajos preparatorios para lo que fue la gestación del nuevo estado mexicano, ahora bajo la forma de república federal, en la que cada uno de los territorios de sus entidades federativas, conformaron el actual estado nación.

En este proceso de cambio y ensayo que duraría poco más de dos años, se construye el escenario en que México fue asumiendo su personalidad propia a través del pacto federal, cuyo fin último fue el de adoptar un texto Constitucional, en que se compendiaran las causas, características y necesidades administrativas de cada una de sus entidades parte.

Para la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la LXII Legislatura del Congreso del Estado, constituye un privilegio poder ofrecer en esta ocasión al pueblo de Guanajuato, un documento hasta hoy inédito, que recoge la totalidad de los decretos redactados y publicados, después de una larga y sesuda discusión, en la que ese primer congreso fue marcando las directrices y los primeros actos de la nueva vida política de la nación. En dichos decretos, se podrán consultar temas tan importantes como la formación de los tres poderes de que estaría conformado el nuevo estado; algunas adenda en los cambios de nomenclatura, denominaciones como La Congregación de Nuestra Señora de los Dolores, La Villa de Irapuato y San Miguel Hidalgo, que después de la juramentación de la Constitución local, cambiaran sus status; el uso de papel moneda; y, otros asuntos que en su conjunto darían forma y sentido a Guanajuato como estado.

A 190 años de aquel hito histórico en la historia de nuestro país, la Sexagésima Segunda Legislatura del Congreso Constitucional del Estado de Guanajuato, en coordinación con la Asociación Civil del Colegio de Historiadores, no quiere dejar pasar por alto tan relevante acontecimiento y desea rendir un merecido homenaje al esfuerzo de quienes encabezaron esa loable empresa, singular hasta ese entonces, a través de esta edición conmemorativa, con el propósito de que las futuras generaciones, justiprecien la trascendencia de una obra efectuada hace ya casi dos siglos, para generar el análisis, reflexión y por qué no, la autocrítica que nos permita entender la labor parlamentaria como una vía vigente en el quehacer de la administración pública.

Felicitamos al Maestro Historiador Ernesto Camarillo Ramírez, por el acucioso trabajo historiográfico que ha realizado y que como producto del mismo, hace posible la publicación de este valioso documento que refleja el pensamiento de los parlamentarios guanajuatenses del siglo XIX. La obra permitirá a los profesores y estudiantes interesados en su temática, contar con una importante base de datos que por su compilación y riqueza, facilitará sus investigaciones y contribuirá al enriquecimiento de su patrimonio historiográfico intelectual.

Valorar está en la sociedad, tanto la oportunidad de reconocer en este texto la valía de los integrantes de este Primer Congreso Constituyente, como también comprender en su contexto desde el Congreso del Estado y demás poderes, los cambios que al paso del tiempo se van operando y adaptando a las nuevas necesidades que reclama la sociedad.

Quede pues como un justo mérito al espíritu de aquellos aventajados hombres que tuvieron en sus manos la primicia y el honor de pensar, suscribir y legislar estos cuarenta y un decretos, siendo los primeros que se publicaron en el territorio estatal. Sea el presente volumen dedicado a su honra y memoria.

 
LXII LEGISLATURA DEL CONGRESO DEL ESTADO DE GUANAJUATO